Argumentación jurídica y ponderación de principios

Por Gorra, Daniel Gustavo

I. Introducción


   El presente trabajo es una crítica -desde la concepción analítica del Derecho- al sistema de ponderación de "principios" propuesto por el profesor alemán Robert Alexy en el marco de su teoría de argumentación jurídica.
   El trabajo se enmarca dentro de una línea epistemológica vinculada al positivismo metodológico o conceptual y la filosofía analítica. Una concepción analítica del derecho "impulsa a quien la asume a no dar por sentado el valor moral de la ley, a exigir los datos empíricos constitutivos del significado de los términos jurídicos, a prestar preferente atención a la estructura lógica del discurso acerca del derecho y a buscar un modelo teórico coherente capaz de explicar unívocamente los acontecimientos sociales y, a la vez, de servir de fundamento a la construcción de argumentos que todos puedan entender y cuyo valor comparativo todos puedan juzgar con independencia de sus propios deseos" Guibourg (2008: 3).
   Conforme al marco epistemológico al cual adhiere este trabajo, se procederá a demostrar la inconsistencia lógica de la argumentación propuesta por Alexy (2009) en su teoría de la argumentación jurídica, la cual implicaría una especie de derecho natural encubierto al postular un marco de referencia de valores y de principios objetivos, el cual serviría como base teórica para que un juez pueda resolver conflictos entre dos derechos fundamentales.
La doctrina que en la actualidad ha tenido adherencia al sistema de ponderación de Alexy (2009) es el denominado "neoconstitucionalismo"; corriente que parte de considerar que por debajo de los enunciados constitucionales (derecho positivo) existe una estructura axiológica de valores objetivos. El neoconstitucionalismo -al igual que el derecho natural- adhiera a la tesis monista según la cual, existe un vínculo necesario entre el derecho y la moral en oposición al positivismo metodológico o conceptual que adhiera a la tesis dualista (separación entre derecho y moral).
   Esta corriente que surge con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial en la cultura jurídica de países como Alemania, España e Italia y con una gran recepción en la reformas constitucionales de los países latinoamericanos durante el siglo XX (la Argentina es un ejemplo de ello con la reforma de 1994) se ha esforzado por intentar receptar en el texto de la ley "valores" y "principios" ("objetivos") provocando una complejidad en la terminología jurídica por la vaguedad y ambigüedad resultante del intento de positivizarlos.


II. Antecedentes del método de ponderación
   El método de ponderación es una aplicación del conocido método que en la década del ´30 dentro del ámbito de la ética formuló David Ross (2003), manifestando que existiendo más de un valor estos podrían entrar en conflicto y por lo tanto en los casos particulares debería preponderarse cuál valor ponderar. Ross (2003) consideraba que las obligaciones morales no eran obligaciones absolutas, por cuanto podían entrar en conflicto con otras obligaciones morales, sino que eran obligaciones prima facie; recién en el caso concreto podía establecerse si una obligación prima facie era o no una obligación moral absoluta desplazando en ese caso a otras obligaciones prima facie que podían entrar en conflicto con ellas. Nadie ha dicho nada nuevo acerca de este tema a partir de David Ross, de manera que la aplicación al ámbito jurídico, es algo que David Ross -hace 80 años- descubrió para el ámbito moral, es decir, proporcionar un método decisorio para elegir las obligaciones prima facie.


   III. Método de ponderación como la técnica argumentativa y de resolución de conflictos
El sistema de ponderación podría ser considerado como una técnica para resolver conflictos de derechos fundamentales. Los jueces tendrían la facultad para poder determinar en un caso concreto, cuál es el derecho fundamental que debería prevalecer en una hipótesis de conflicto por intermedio de la ponderación de principios.
El método de ponderación permitiría avanzar en la construcción de derechos fundamentales como principios.
   La ponderación -señala Alexy (2009), es objeto del tercer subprincipio del principio de proporcionalidad -en sentido estricto- , que trata de la optimización relativa a las posibilidades jurídicas. El objeto de los dos primeros subprincipios (idoneidad y necesidad) -del principio de proporcionalidad-, es la optimización relativa de las posibilidades fácticas. Lo que se trata de evitar frente a una situación fáctica de conflicto, son los costos que pueden recaer sobre los derechos fundamentales y los fines del legislador. La ponderación se realiza por intermedio de la llamada "optimalidad de Pareto".
   La ley de ponderación -señala Alexy (2009: 30), puede sintetizarse en la siguiente regla: "cuanto mayor sea el grado de no satisfacción o restricción de un principio, tanto mayor tiene que ser la importancia de la satisfacción del otro".
La ley de ponderación se divide en tres etapas: 1) determinar el grado de no satisfacción o restricción de un principio, 2) determinar la importancia de la satisfacción del principio contrario y 3) determinar si la importancia del principio contrario, justifica la no satisfacción o restricción del otro principio.
   Los tres etapas implicarían "juicios racionales": primero la intensidad, luego la importancia de las razones que justifican la interferencia y tercero la relación entre ambas. Sin la realización de estos juicios -señala Alexy (2009)-, las críticas de Habermas y Schlink (autores que consideran irracional el método de la ponderación) serían correctas.
   Lo que trata de demostrar Alexy, es la posibilidad de efectuar juicios racionales donde el juez pueda determinar el grado de importancia del derecho fundamental que debe optimizarse. Alexy (2009) pone como ejemplo un fallo del Tribunal Constitucional de la República Federal Alemana (BVerfGE 95, 173) sobre advertencias a la salud. El Tribunal catalogó a la obligación de los productores de tabaco de poner en sus productos advertencias sobre el peligro para la salud que implica fumar, como interferencia relativamente leve en la libertad de profesión. Por el contrario una prohibición total de cualquier tipo de productos de tabaco debería contar como una interferencia grave. En el medio de casos de esta índole, leves y graves, pueden ser encontrados casos en los cuales la intensidad de interferencia es media. De esta manera surge una escala con los grados "leve", "medio" y "grave"". El ejemplo -señala Alexy (2009:31)-, muestra que la intensidad de la interferencia puede ser determinada con la ayuda de esta escala.
La explicación de Alexy sobre el método utilizado por el Tribunal Alemán, por intermedio de la ponderación, es la utilización de la "fórmula del peso" que consiste en analizar el peso de las razones que justifican interferir un derecho fundamental en beneficio de otro. El peso se determinaría en base a la escala de valores "leve", "media" y "grave". Se toma en consideración el peso del grado de intervención y el peso de la importancia de las razones que justifican la interferencia.
   La sentencia "Titanic" (BVerfGE 86, 1) (11) es otro ejemplo citado por Alexy (2009). Titanic es una revista que llamó "asesino nato" a un discapacitado que fue reincorporado para realizar un ejercicio militar. La revista fue condenada por el tribunal para indemnizar al oficial parapléjico, frente a lo cual interpuso un amparo ante el Tribunal Constitucional. Este tribunal, señala Alexy (2009:32), realizó la denominada "ponderación" al caso concreto. Estaban en juego el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la personalidad del oficial. Señala Alexy (2009) que la resolución de este caso puede resolverse en base a la escala triádica de valores expuesta en el párrafo anterior: leve, medio y grave.
   La triádica de valores (leve, media y grave), señala Alexy (2009)-, no es suficiente para demostrar que el método de la ponderación es racional. "Para ello, es necesario demostrar que este tipo de clasificaciones pueden ser insertadas en un sistema inferencial o sistema deductivo que como un todo está relacionado con el concepto de corrección" (Alexy, 2009: 32).
Con la ayuda de la lógica proposicional, de predicados y deóntica, Alexy (2009), propone un sistema deductivo conocido como "justificación interna" que podría ser incluido -según Alexy- como teoría del discurso jurídico.


   IV. Fórmula del peso
La fórmula del peso es el esquema deductivo -del sistema de ponderación- a partir del cual se podría inferir la solución correcta
La fórmula del peso se expresa de la siguiente manera:
G i , j = I i / I j
   En esta fórmula faltan aún las variables de los pesos principales en colisión (G i y G j ), los grados de seguridad de las premisas empíricas que, para la no realización y la realización de los principios en colisión significa la medida en cuestión (S i , S j ).
   A continuación podemos ver la fórmula con los principios en colisión y el grado de interferencia para determinar qué principio debe prevalecer sobre el otro.
G i . j = (I i . G i . S i) / (I j. G j . S j)
I i = intensidad de la interferencia en el principio P i
P i = principio que garantiza la libertad de expresión (revista Titanic)
I j = importancia de satisfacción del principio en colisión en P j
P j = principio que presenta el derecho a la personalidad (parapléjico)
G i , j = peso concreto del principio, cuya violación es objeto de examen para el P i
   En la fórmula podemos apreciar como entra en juego el método de ponderación entre dos principios (en este caso la libertad de expresión y derecho a la personalidad).
El peso que determina la aplicación de un principio (en el caso de la sentencia Titánic, el derecho a la personalidad)-, se infiere de la intensidad de intervención del principio P i y la importancia del principio en colisión P j (derecho a la personalidad).
Las fórmulas lógicas de Alexy (2009), podrían implicar la posibilidad de una nueva técnica de argumentación jurídica; el mismo Alexy (2009:35) reconoce que las fórmulas podrían ser refinadas en tanto puedan ser entendidas. Lo importante es que esta fórmula del peso entra en juego en tanto que se encuentren disponibles la escala de dos valores (i, j ), y la ponderación será importante cuando tengan el mismo valor.
   En la medida que las oraciones sobre la intensidad, puedan ser justificadas -señala Alexy (2009)-, constituyen un presupuesto de la racionalidad de la ponderación, "...de ahí que se sigue que en definitiva el empleo de escalas en el ámbito de los derechos fundamentales sólo puede funcionar con escalas relativamente toscas. En definitiva, es la naturaleza del derecho, en este caso del derecho constitucional, la que establece límites al refinamiento de la gradación dentro de las escalas y excluye escalas completas de tipo infinitesimal (Alexy: 2003, 41-92 )"; sin embargo esto no quiere decir que se prescindan de cantidades numéricas en las escalas, teniendo en cuenta que la fórmula del peso debe expresar la estructura inferencial de la ponderación. Los valores utilizados en la escala (leve, medio y grave) pueden tener asignadas cantidades numéricas o serie geométrica (2º, 21, 22).
   Siguiendo el ejemplo de la sentencia Titanic -propuestos por Alexy (2009: 35): "...el Tribunal Constitucional Federal clasificó la intensidad de la interferencia (I i) en la libertad de expresión (P i), como grave (s). La importancia de la protección del derecho a la personalidad (P j) del oficial (I j) en el caso de su descripción como "asesino nato" fue clasificada, debido al contexto altamente satírico de la revista, sólo con un valor medio (m), que tendía más bien a leve. Si en esta constelación insertamos los valores correspondientes de nuestra sentencia geométrica para s y m, entonces el peso concreto de P 1 (G i, j) sería 4/2, que representa 2. Al revés, si I i fuese m e I j fuese s, el valor atribuido sería 2/4, esto es 1/2. La prioridad de P i queda expresada por un peso concreto mayor que 1, y la prioridad de P j por un peso concreto menor que 1. En todos los casos de empate o igual rango el valor es de 1...".
El amparo presentado por la revista Titanic solo prospero parcialmente, ya que el Tribunal Constitucional asigno al término "tullido" como interferencia grave (s), cuando la expresión "asesino nato" había sido catalogado de media tirando a leve (m, l). Sobre esta última expresión tuvo relevancia la libertad de prensa.
   La racionalidad de un esquema inferencial -señala Alexy (2009:36)-, dependerá de si conecta premisas que pueden ser justificadas.
Las premisas de la fórmula del peso que se presentan en cantidades numéricas, se apoyan en juicios donde se determinará la violación o no de un derecho fundamental. En el fallo analizado, el hecho de que el Tribunal Constitucional considerara que el término "tullido" era violatorio del derecho fundamental de la personalidad, dependerá de si el Tribunal le asigna la catalogación de "humillación" en confrontación con el texto constitucional.
Lo que podemos advertir es que dependerá de la subjetivad y arbitrariedad del juez o tribunal a cargo de la ponderación, el de considerar que determinadas expresiones pueden llegar a no a ser violatorias del derecho fundamental a la personalidad. A pesar de esta observación, Alexy (2009) considera que esto no implica irracionalidad por parte de la ponderación. Lo que explica Alexy (2009) es que basta con la justificabilidad de las premisas para demostrar la racionalidad y objetividad. Con ello la ponderación se erige como una forma de argumentación jurídica.
   La construcción de los derechos fundamentales como principios, en oposición a la construcción como reglas por intermedio de la ponderación, queda librada al arbitrio del juzgador o tribunal encargado de interpretar el texto constitucional en base al sistema objetivo de valores.


V. Los juicios de valor:
   El sistema de ponderación de Alexy no resuelve el problema de los principios y los valores. Se postula un orden objetivo de valores respecto del cual, el juez podría determinar que derecho aplicar, pero no se da una definición de lo que se entiende por valor o la manera en que se conoce el mismo; ¿cuál es su contenido o qué forma tiene o cómo lo identifico? Se da por sentada la existencia de un orden objetivo de valores.
Rudolf Carnap (1963) sostenía la ausencia de sentido lógico como predicado de conocimiento de los juicios de valor. Un juicio de valor, como acto de habla, no predicaría algo del objeto del que se habla, sino del sujeto hablante: algo no es bello, o feo, sino en la medida en que quien habla sobre dicho algo lo considera feo o bello.
   Los juicios de valor expresarían actitudes de los sujetos hablantes. La trampa, en el caso de valores éticos, es que por regla general se puede llegar a ejemplos en que, por la forma en que se reproduce el lenguaje como metainstitución, resulta difícil para el hablante defender la postura de que se trata de una mera actitud subjetiva. Esta cualidad intrínseca del lenguaje, que permite sostener que el gato está encima de la esterilla pero no lo creo, crea fácilmente la ilusión del consenso sobre los valores, o bien permite adscribirlos a la dimensión de categorías independientes de la experiencia, categorías a priori, como hace Scheler. Y es ilusión, porque en el plano ético la cuestión no es tanto despejar la incógnita relativa al valor de una entidad, sino de las posiciones relativas de las distintas entidades a las que asignamos la cualidad de valor (Lizana: 2010,90).
   Cuando decimos que un objeto es amarillo, también estamos hablando de cómo lo vemos o lo consideramos, porque lo que llamamos el color de los objetos no es más que la sensación que cierta longitud de onda lumínica produce en nuestra retina y es interpretada por nuestro cerebro. Esta circunstancia podría ser invocada por un descriptivista ético en contra de la tesis subjetiva de los valores. Me parece que hay una buena respuesta, que implica relativizar el problema y remitirlo al método. En efecto, todos, salvo ciegos y algunos daltónicos, identifican como del mismo color lo que cada uno llama amarillo. Esto es consecuencia de que todos tenemos el mismo método para determinar el color de un objeto, y que ese método nos da el mismo resultado a todos. Tal circunstancia nos permite exagerar un poco esa intersubjetividad casi unánime y decir que un objeto es "objetivamente" amarillo. El gran problema de los juicios de valor es que no disponemos de un método que dé ese resultado: cada uno tiene o cree tener uno, pero no hay unanimidad de método e, incluso, un mismo método no siempre arroja el mismo resultado para cualquiera. Desde una ontología constructivista, como la que yo propongo, esa falta de método confiable nos priva de justificación práctica para decir que hay valores objetivos o juicios valorativos verdaderos o falsos.
   Tomando en cuenta que es justamente éste el plano en el cual se mueve la argumentación jurídica en base a valores -afirma Lizana (2010), lo mínimo que podría pedirse a cualquiera afirmación de los derechos fundamentales como valores sería una definición básica del concepto de valor que maneja, y su toma de posición respecto del problema epistemológico que plantean los juicios de valor.
   Una concepción epistemológica donde los jueces se remitan a un plano metafísico, -en el cual se busca el abrigo de principios objetivos e inmutables frente a una realidad cambiante- relega la tutela de los derechos no a la palabra del Derecho, sino a la valoración moral del juez.


VI. Críticas y objeciones al sistema de ponderación
   El rechazo de la ponderación de principios puede ser interpretado desde una posición positivista y no positivista. Desde la posición positivista Enrst Forsthoff (1976), considera que toda pregunta relacionada con los derechos fundamentales debe ser solucionada a través de los cánones tradicionales de la interpretación (letra, voluntad legislativa y relación sistemática).
   Desde la postura no positivista se encuentra Ronald Dworkin (2002), quien sostiene que la aplicación de los derechos fundamentales, no trata de la ponderación, sino de las diferentes cuestiones que exige la moral. Sería una especie de construcción de tipo especial de regla.
   Algunas de las críticas efectuadas hacia el método de ponderación, están dirigidos a sostener que es "irracional" por la falta de criterios racionales y objetivos que puedan determinar órdenes jerárquicos. En definitiva es el juzgador quien efectúa la ponderación. Sin embargo Alexy (2009) sostiene que, si la ponderación fuera necesariamente irracional, debería ser rechazada junto con los principios que rigen las normas por adolecer de la misma irracionalidad.
   Entre las objeciones en contra de la construcción como principio, podemos presentar los siguientes interrogante desde la teorías de la normas:: ¿existen principios jurídicos? (Alexander,2008); ¿cómo pueden diferenciarse de las reglas? (Poscher, 2007); ¿los principios son normas? (Klement, 2008); ¿la contraposición entre reglas y principios no debe fracasar ante la diversidad multicolor de las normas? (Poscher, 2007); un segundo grupo de objeciones proviene desde la teoría de la argumentación: ¿es una justificación o fundamentación racional o irracional?, (Habermas, 1998); en un tercer grupo de objeciones las críticas se centran en el peligro que puede representar para los derechos fundamentales la pérdida de validez estricta como regla. (Habermas, 1998). Un cuarto grupo advierte sobre la "inflación" de los derechos fundamentales, por la denominada tesis de la optimización que llevaría a una sobreconstitucionalización de todo del derecho, reemplazando al Estado parlamentario por el Estado jurisdiccional (Böckenförde, 1991).
   En referencia al problema de los principios y valores, el Dr. Vernengo (2011, entrevista personal) considera que "... el problema de cuando se habla de sistemas morales, nunca se sabe muy bien que es, un conjunto de normas morales mezclado o totalmente aparte, pero además que pautas lógica tiene el sistema moral ¿cómo se crea una norma mora?, ¿cómo se deroga una norma moral?, ¿qué forma tiene?, y esto los moralistas más acérrimos lo dejan... todos hablas de reglas morales pero a los juristas les interesan normas morales solamente entonces cuando se incluyen en el texto constitucional ciertos principios morales que no se sabe claramente que son, que crea una gran vaguedad...". 
   En un quinto grupo están las objeciones desde la teoría de la interpretación. ¿De qué manera la construcción como principios de interpretación de derechos fundamentales, puede justificar un catálogo jurídico positivo de derechos (Jestaedt, 2007); ¿cómo puede justificarse la validez universal de la construcción como principios o de la construcción de proporcionalidad o resultar aplicable a lo sumo ocasionalmente? (Beatty, 2004).
El Dr. Vernengo (2011, entrevista personal) señala que "...El problema que todos (partidarios de la ponderación de principios) ellos hablan de un razonamiento argumentativo... que no tiene ninguna estructura lógica conocida... eso le hicieron críticas a Alexy muy temprano, y habla de todo esto, pero cuál es la estructura de su argumento, la estructura lógica y gramatical de sus argumentos externos... no lo da...y entonces... que discute...".
   En sexto lugar están las objeciones de la teoría de la validez, que ponen en duda la primacía de la validez de la constitución y su vinculación legislativa del ejecutivo y del judicial (Jestaedt, 2007; Poscher, 2007). Por último un séptimo grupo de objeciones agrupadas en la" teoría de las ciencias"; de acuerdo con esta posición la teoría de los principios son declaraciones abstractas que no dicen nada en absoluto, pueden aclarar una decisión pero no tienen fuerza directiva (Jestaedt, 2007).
   El Dr. Guibourg (2011, entrevista personal) manifiesta que "...decir que las reglas no requieren ponderación es mostrar una confianza excesiva en el sistema de reglas.  Recordemos que las reglas, aunque son más precisas y contundentes que los principios, requieren interpretación; y para interpretar el sentido de un texto legal, sobre todo si entra en conflicto con otro texto legal de la misma jerarquía, se hace preciso "ponderar" valorativamente. El positivismo no tiene una respuesta para este problema, salvo decir que las normas delegan en el intérprete cierto grado de poder discrecional. Esta respuesta no es muy buena, pero es mucho mejor que todas las demás. Así, la ventaja de las reglas sobre los principios no consiste en que ellas no requieran ponderación, sino en que están diseñadas para reducir al máximo la necesidad de aplicar esa actividad tan poco confiable..."


VII. ¿Alternativas a la ponderación de principios?
   El Dr. Farrell (2011, entrevista personal) propone una alternativa a la ponderación con respecto a la forma de ponderar los derechos en conflicto "... el mecanismo que yo sugiero para ponderar es el siguiente: desde el momento en que existe más de un derecho de jerarquía constitucional, el activismo judicial es inevitable, lo único que puede sugerirse son métodos para que los jueces ponderen, los derechos en conflicto, el método que yo sugiero, una vez establecido, determinando el juez cuales son los derechos que están en conflicto, el juez elija aquél derecho, cuyo respeto en el caso concreto, maximice la felicidad general...". Se puede apreciar, que frente al objetivismo moral metafísico de Alexy, Farrel se remite a un criterio utilitarista, donde el marco de referencia es empírico ya que se estaría basando en la connotación sociológica que tendría para la comunidad optar por un derecho u otro.
   En otro sentido el Dr. Cárcova (2011, entrevista personal) señala que "... la ponderación no significa otra cosa que decir, en este caso concreto y frente a este sistema de garantías, yo puedo hacer prevalecer una sobre otra solo para este caso, y nunca como patrón general, pero no puedo salir del sistema de garantías ni inventar garantías nuevas, y sobre todo no las puedo inventar predicando un supuesto derecho natural, un supuesto derecho trascendente, un supuesto derecho metafísico...". Lo que sugiere el Dr. Cárcova, es que podría ponderarse dentro del mismo sistema jurídico positivo en el caso concreto, pero sin transcender del mismo texto positivo a un plano ontológico de valores. No podría haber un patrón general (objetivo) ya que cada caso concreto tiene distintas particularidades y circunstancias; hay situaciones donde un derecho puede prevalecer sobre el otro, pero ceder en otra cosa.


VIII. Conclusiones
   Podemos señalar que hay un problema epistemológico vinculado al "conocimiento" del pensamiento ético, por el "principialismo" que hay detrás de la teoría argumentativa de Alexy. No hay una herramienta metodológica que permite captar los supuestos "valores" o "principios" para poder determinar de qué manera los jueces pueden conocer los mismos. Se da por supuesto que los mismos existen, como una categoría a priori del sujeto y el valor de cada uno. Se carece de elementos que permitan identificar un valor o un principio. Tampoco se define qué es un valor o qué es un principio.
   No desconocemos que los textos constitucionales tengan un compromiso moral propio del contexto en el cual surge o se aplica o que la moral incida en el contenido del derecho, es algo que ningún positivista negaría; como tampoco podemos negar que los jueces tengan su ideología. El problema se presenta cuando la terminología jurídica es oscura, llena de vaguedades y ambigüedades y sumado a ello la pretensión de positivizar valores y principios en el texto jurídico, obliga a los jueces a remitirse cada a niveles más abstractos. Dentro de ese "limbo" de valores y principios aparece la teoría argumentativa de Alexy para poder "pesar" los principios. A partir de allí la tutela de los derechos no encuentra protección en las palabras del Derecho, sino en la interpretación moral del Juez.


IX. Bibliografía


Alexander, Larry (2008): "There are Legal Principles", manuscrito.
Alexy, Robert (2010): La construcción de los derechos fundamentales. Buenos Aires. Ad-Hoc.
Beatty, d. m., (2004). The Ultimate Rule of Law. New York: Oxford University Press.
Böckenförde, Ernst W (1991): Staat, Verfassung, Demokraie. Francfot: F. del Mno.
Carnap, Rudolf (1963): Filosofía y Sintaxis Lógica. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
Dworkin, Ronald (2009): Los derechos en serio, Ariel, 7ª impresión de la primera impresión de 1984.
Forsthoff, Enrst (1976): "Zur Problematik der Verfassungesaus", in Forsthoff, RechtsStaat in Wandel, 2nd ed. Munich: C.H. Beck.
Guibourg, Ricardo A. (2008): "Una concepción analítica del derecho", en Botero Bernal, Andrés (comp.), Filosofía del derecho argentina. Bogotá: Temis.
Habermas, Jürgen (1998): Factibilidad y validez. 1º ed. Madrid: Trotta
Jestaed, Mathias (2007): "Die Abwägungslehre - irhe Stärken un ihre Schwächen", en Depenheuer/Heinze/Jastaedt/Axer (comps.): Staat im Wort, Festschrif für Josef Isensee. Heidelberg.
Klement, Jan Henrik (2008): "Vom Nutzen einer Theorie, die alles erklärt", JZ.
Jestaed, Mathias (2007): "Die Abwägungslehre - irhe Stärken un ihre Schwächen", en Depenheuer/Heinze/Jastaedt/Axer (comps.): Staat im Wort, Festschrif für Josef Isensee. Heidelberg.
Lizana, Eduardo Aldunate (2010). "Aproximación conceptual y crítica al neoconstitucionalismo", en Revista de Derecho, Volumen XXIII n° 1, Julio 2010, página 79-102.
Poscher, Ralf (2007): "Einsichten, Irrtümer und Selbstmissvertändnis der Prinzipientheorie", en Sieckmann, Jan-R. (comp.): Die Prinzipientheorie der Grundrechte, Baden-Baden.
Ross, David (2003): The Right and the Good. Oxford: Published to Oxford.
-El presente trabajo se enmarca en una Pasantía en el Proyecto de Investigación Consolidado 22 H816: "Tendencias epistemológicas y teorías de la subjetividad: su impacto en las ciencias humanas", FCH, UNSL.
Asimismo el trabajo forma parte de la Tesis Doctoral "La concepción epistemológica del neoconstitucionalismo", Res. 23/11, Doctorado en Derecho con orientación en Filosofía del Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo, bajo la dirección del Dr. Ricardo A. Guibourg.
El trabajo fue presentado en el II Coloquio de Jóvenes Investigadores en Filosofía Analítica que organiza la Sociedad Argentina de Análisis Filosófico, a llevado a cabo los días 14, 15 y 16 de marzo de 2012.



Agradecemos sus comentarios

¡Hola! Queremos que este sitio sea lo mejor posible para usted, el usuario. ¡Por favor cuentenos lo que le gustaría cambiar y haremos lo mejor posible para complacerlo!

   
Protected by FormShield


 
 
 
Feedback